¿Qué se entiende por outsourcing hostelero?

servicio externo hotel

Cuando se trata de administrar un negocio hostelero, hay muchos aspectos que requieren atención constante y diligencia.

Desde la gestión del personal hasta el mantenimiento de la infraestructura, los propietarios y gerentes se enfrentan a una serie de desafíos diarios.

Sin embargo, existe una solución que ha ganado popularidad en la industria,  el outsourcing hostelero.

Contratar un outsourcing hostelero implica delegar ciertas funciones y responsabilidades a proveedores externos especializados. Al hacerlo, los establecimientos pueden optimizar sus operaciones y centrarse en su principal objetivo: ofrecer una experiencia excepcional a sus clientes.

Definición y ámbito del outsourcing hostelero

En este artículo, exploraremos en qué consiste el outsourcing hostelero, sus beneficios clave y cómo puede impactar positivamente en el éxito y la rentabilidad de un negocio del sector.

El outsourcing hostelero es el proceso mediante el cual un establecimiento de alojamiento y hospitalidad contrata a terceros para que se encarguen de determinadas tareas y servicios. Estos serviços de ETT pueden abarcar desde la gestión de la alimentación y bebidas hasta la limpieza, el mantenimiento, la seguridad, el marketing y la administración.

ambito outsourcing hotelero

Al externalizar estas funciones, los negocios hosteleros pueden beneficiarse de la experiencia y la especialización de proveedores externos, lo que les permite mejorar la calidad y eficiencia de los servicios ofrecidos.

Beneficios del outsourcing hostelero

Eficiencia operativa mejorada

Uno de los principales beneficios del outsourcing hostelero es la mejora en la eficiencia operativa. Al confiar en proveedores especializados, los establecimientos pueden obtener acceso a profesionales altamente capacitados y equipos especializados.

Estos proveedores están familiarizados con las mejores prácticas de la industria y pueden implementarlas de manera efectiva en el negocio hostelero. Como resultado, se optimizan los procesos internos, se reducen los tiempos de respuesta y se minimizan los errores operativos.

Reducción de gastos

El outsourcing hostelero también puede conducir a una reducción significativa de dinero para los negocios.

En lugar de contratar personal adicional y asumir los gastos asociados, como salarios, beneficios y capacitación, los establecimientos pueden externalizar ciertas funciones a proveedores especializados.

Gracias al outsourcing hostelero tendrás que pagar únicamente por los servicios que necesitas, evitando gastos innecesarios y optimizando su presupuesto.

Acceso a tecnología y conocimientos especializados

La industria hostelera evoluciona constantemente, y mantenerse actualizado con las últimas tendencias y tecnologías puede resultar costoso y complejo.

Al externalizar ciertas áreas, los establecimientos pueden beneficiarse del acceso a tecnología de vanguardia y conocimientos especializados sin tener que invertir grandes sumas de dinero.

Los proveedores externos están equipados con las herramientas y la experiencia necesarias para implementar soluciones innovadoras y mantener a los negocios a la vanguardia.

Enfoque en la experiencia del cliente

El outsourcing hostelero permite a los propietarios y gerentes centrarse en lo que realmente importa: la experiencia del cliente. Al delegar tareas no centrales a proveedores externos, el personal interno puede dedicar más tiempo y atención a brindar un servicio excepcional y personalizado.

Esto se traduce en una mejora de la satisfacción del cliente y en la construcción de una reputación sólida en el mercado.

Áreas comunes de outsourcing hostelero

El outsourcing hostelero puede abarcar una amplia gama de áreas funcionales. Algunas de las áreas más comunes en las que los establecimientos externalizan servicios incluyen:

  1. Alimentación y bebidas: Contratación de servicios de catering, suministro de alimentos y bebidas, gestión de bares y restaurantes.
  2. Limpieza y mantenimiento: Subcontratación de servicios de limpieza, mantenimiento de instalaciones y gestión de lavandería.
  3. Seguridad: Contratación de servicios de seguridad y vigilancia para garantizar la protección de los huéspedes y las instalaciones.
  4. Marketing y publicidad: Externalización de actividades de marketing digital, relaciones públicas, gestión de redes sociales y diseño gráfico.
  5. Administración: Contratación de servicios de contabilidad, gestión de recursos humanos y asesoramiento legal.

Consideraciones clave para implementar el outsourcing hostelero

Si bien el outsourcing hostelero ofrece numerosos beneficios, su implementación exitosa requiere una planificación cuidadosa y consideración de ciertos aspectos clave.

Aquí hay algunas consideraciones importantes para tener en cuenta al optar por externalizar funciones en el sector hostelero:

implementar outsourcing hotelero

  1. Selección de proveedores confiables: Es fundamental investigar y seleccionar proveedores externos confiables y con experiencia en la industria hostelera. Se deben tener en cuenta referencias, evaluaciones de desempeño y la reputación de los proveedores antes de firmar un acuerdo. Es recomendable establecer una comunicación clara y establecer expectativas mutuas desde el principio.
  2. Contratos y acuerdos claros: Es esencial establecer contratos y acuerdos claros que definan los roles, responsabilidades y expectativas tanto del establecimiento como del proveedor externo. Estos contratos deben incluir aspectos como la duración del acuerdo, los servicios a ser proporcionados, los plazos, los precios y los mecanismos de resolución de conflictos. La transparencia y la claridad son fundamentales para evitar malentendidos y garantizar una colaboración exitosa.
  3. Comunicación abierta y gestión efectiva: Para que el outsourcing hostelero sea exitoso, es necesario establecer canales de comunicación abiertos y efectivos entre el establecimiento y los proveedores externos. Esto implica mantener una comunicación constante para compartir información relevante, abordar inquietudes y garantizar una gestión efectiva de los servicios externalizados. La retroalimentación regular y las reuniones periódicas pueden ayudar a mantener una colaboración fluida.
  4. Evaluación y seguimiento del rendimiento: Es importante establecer indicadores clave de rendimiento (KPI) y realizar evaluaciones periódicas para medir el desempeño de los proveedores externos. Estas evaluaciones deben ser objetivas y basarse en métricas cuantificables y cualitativas. El seguimiento del rendimiento permite identificar áreas de mejora y garantizar que se cumplan los estándares de calidad y servicio.
  5. Flexibilidad y adaptabilidad: La industria hostelera es dinámica y está sujeta a cambios constantes. Por lo tanto, es esencial que los establecimientos y los proveedores externos sean flexibles y capaces de adaptarse a nuevas necesidades y demandas. Se deben establecer mecanismos para revisar y ajustar los acuerdos de outsourcing a medida que evoluciona el negocio y cambian las circunstancias.

Es fundamental que los negocios hosteleros realicen una evaluación exhaustiva de sus necesidades y seleccionen proveedores confiables y de calidad para garantizar una asociación exitosa.