Los mosquitos eligen a las víctimas por el sudor

Los mosquitos al percibir el olor de sudor como comúnmente se conoce, escogen rápidamente a su posible víctima, debido a que en sus antenas tienen receptores con los que detectan el olor de los seres humanos.

El sudor es muy llamativo para los mosquitos

Estos receptores son para indicarle al mosquito gracias a sus antenas, la posición del ser  humano y gracias a su calor detectar a la posible víctima. Siempre estos insectos han sido molestos y no sólo por su picadura que duele, sino también por el ruido que generan.

Cuando llega la estación de verano, estos pequeñísimos dípteros nos atacan y nos pican.

En algunos países del continente africano, así como Sudamérica y el sudeste asiático, no sólo molestan, sino que han sido zonas sumamente vulnerables a enfermedades que son  muchas veces graves y que transmite este animal, como por ejemplo el Dengue en sus variaciones (clásico y hemorrágico), la Zica, así como la fiebre amarilla.

El sudor es muy llamativo para los mosquitos

Estos animales para detectar a sus víctimas usan cierta información sensorial, como lo es en primer lugar la humedad corporal, la temperatura y por supuesto el olor. Hasta hace poco tiempo no se sabía en qué orden recibía la información para guiarse y picar.

Recientemente en la Universidad Internacional de Florida, tras una extensa investigación se determinó que los mosquitos o dípteros tienen un receptor olfativo que percibe sólo a través de las antenas, el olor del sudor humano.

El receptor denominado IR8a, reacciona a uno de los componentes que posee el cuerpo humano llamado ácido láctico el cual está en el sudor, que atrae al mosquito directamente a cualquier zona del cuerpo humano para poder succionar la sangre y de este modo alimentarse,  lo cual fue descrito en una investigación publicada en Current Biology.

Matthew DeGennaro, líder del grupo investigador, usó la edición genética denominada CRISP/Cas9 para crear mosquitos AEDES aegypti, posible transmisor  del Dengue, zica y otras enfermedades infecciosas transmitidas, a las que les faltaba el tipo funcional del gen Ir8a.

En su investigación con otros colegas, se dieron cuenta que estas mutaciones se acercaban menos a los humanos a diferencia de los mosquitos que no habían sido modificados. Gracias a este experimento y posterior descubrimiento, surge la posibilidad de poder crear repelentes efectivos contra los mosquitos.

Repelentes para acabar con los moquitos

Los repelentes que conocemos hasta ahora tienen DEET, uno de los componentes más conocidos.

Si al mosquito se le elimina la función Ir8a reduce en un 50% la posibilidad de que se sienta atraído a un humano debido a su olor, por lo que también se desea producir un repelente con productos que aumenten su eficiencia tales como el DEET.

Estos repelentes eliminarían el hecho de que anualmente millones de personas se vean afectadas por la picadura del mosquito y lo más importante es que detendría las muertes por transmisión de enfermedades mortales.

Una buena opción para evitar repelentes por otros medios más naturales son las mosquiteras. Siempre es difícil elegir, por eso os recomendamos comprar las mosquiteras más baratas y que mejor durabilidad tengan.

La vía Ir8a podría usarse como blanco para crear nuevas maneras de repeler mosquitos además de una colonia que proteja a los humanos contra las picaduras, para lo que se puedan estudiar y entender la base molecular del comportamiento del díptero.

¿Cuántas veces has escuchado que en un mismo espacio se encuentran varias personas y sólo a algunas pican los mosquitos y a otras no? incluso repetidamente a la misma persona.

Hay varios factores por lo que ocurre esto, como por ejemplo el grupo sanguíneo, el olor, la genética y el sudor.

Cuando hablamos de los mosquitos tenemos claro que estos huelen cada sustancia que libera el cuerpo humano a pesar de las distancias, los cuales tienen receptores o palpos maxilares, los cuales perciben al dióxido de carbono, por la cantidad de CO2 que extraemos cuando respiramos (100 miligramos aproximadamente cada vez que exhalamos) adicional al olor que emitimos.

El dióxido de carbono que emitimos los adultos es diferente y mayor que la de los niños.

Es por esta razón que los niños son más propensos a su picadura, así como las mujeres que se encuentran embarazadas y quienes por esta razón liberan mayor ácido láctico, ya que en su estado liberan cantidades anormales de dióxido de carbono gracias a la gravidez.

Otra característica importante es que sólo las hembras del mosquito pican para poder mantener a sus crías vivas, ya que la madre debe chupar la sangre para madurar los huevos, por eso una vez que escogen a una “víctima” la persiguen hasta picarla.

Otra razón es la genética humana, por lo que está condicionado por cada molécula que define el olor corporal, resultado que arrojó un estudio realizado a gemelos, por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en la que se determinó que cada individuo tiene un olor particular, a pesar de ser idénticos.

Lo que se creía un mito ya no lo es

El mito de que las personas de sangre dulce atraen a los mosquitos no es del todo falso, pues estos pican dos y hasta tres veces a las personas que tienen la sangre del tipo O que a aquellas personas que tienen sangre del tipo A, mientras que los que tienen sangre tipo B corren o no el riesgo 50/50 de ser picados varias veces.

También es conveniente conocer algunos medicamentos que pueden ayudar, además de los orígenes de estos medicamentos.

La ingesta de alcohol y de queso es otro factor preponderante, sobre todo la cerveza, que gracias al grado de alcohol y al fuerte olor del queso, según estudios japoneses, los mosquitos se sienten seducidos por esas personas independientemente de su tipo de sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *