La publicidad es el medio de comunicación que tiene como finalidad influir y persuadir ciertos sectores de la sociedad.

Se trata de un mecanismo que tiene una larga historia. Desde tiempos remotos se emplean diversas plataformas y sistemas con tal de convencer e incrementar el consumo de productos o servicios.

Hay multitud de técnicas y metodologías basadas en la psicología, la sociología, la estadística… con tal de desarrollar una campaña comercial exitosa y adecuada.

En los principios de la humanidad la fórmula de hacer publicidad era por la expresión oral.

Posteriormente se fueron encontrando pergaminos, tablillas, entre otros… que se empleaban como medios publicitarios.

La creación de la imprenta supuso un cambio en la sociedad, forjando la publicidad moderna. La imprenta dio lugar a la creación de nuevas herramientas, plataformas e incluso agencias de publicidad profesionales y las diversas especializaciones de esta materia.

Las ideas y las técnicas publicitarias se han ido perfeccionando con el paso de los años consagrando así diversidad de ramas y profesionalizaciones en este sector.

Una de las plataformas más destacadas y simbólicas son las vallas publicitarias. Pese a las grandes innovaciones que han surgido en estos últimos años en cuanto a estrategias publicitarias (principalmente los realizados por la red) las vallas son uno de los medios más emblemáticos y efectivos para influir en el consumidor.

Las vallas publicitarias son uno de los mejores soportes para realizar campañas promocionales, promociones, comunicaciones… Son múltiples las ventajas que supone la utilización de esta plataforma, entre ellas encontramos:

  • Gran adaptabilidad gracias a la diversidad de tamaños, soporte versátil.
  • Es un sistema publicitario de bajo coste (en contraste con otras plataformas) y muy rentable.
  • Se puede ubicar en cualquier lugar (siempre y cuando esté permitido por la ley) y generalmente se posicionan en zonas estratégicas (autopistas, estadios de fútbol…) con gran afluencia de gente, permitiendo una visibilidad a gran escala durante las 24 horas del día.
  • Alto alcance.

Las vallas publicitarias, sin embargo, requieren un análisis y estudio de cómo será el diseño de la campaña. La creatividad y la originalidad son componentes muy valorados y, en ocasiones, esenciales para exprimir al máximo los frutos.

No se debe abusar de la información que se proporciona, es importante ser claro, concreto y conciso.

Las imágenes que se apliquen deben ser apropiadas y proporcionadas tanto por el diseño como por el mensaje. Por tanto, la adecuación de todos los elementos que componen el mensaje publicitario es indispensable para captar la atención del consumidor.

Las vallas publicitarias son medios de publicidad exterior que pueden llegar a ser muy eficaces siempre y cuando se analice en su totalidad los objetivos, el mercado y el tipo de consumidor. Crear una necesidad es la finalidad básica de la publicidad.

Las vallas publicitarias tienen un extenso alcance a pesar de que la era digital está arrasando. Podemos constatar, por tanto, que ante la gran diversidad de medios y plataformas publicitarias, las vallas constituyen uno de los soportes tradicionales más eficaces y perennes en el sector de la publicidad. También os queremos dejar un artículo que explica como montar una empresa de vallas publicitarias en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *