En un negocio de hostelería se deben tener en cuenta diversas variables en cuanto a la maquinaria que se necesita y los instrumentos que se requieren por ejemplo en este caso sería mirar bien las maquinas para asar pollos que hay en el mercado. Además de todos los tramites legislativos y las normativas que se deben de cumplir.

La hostelería en España es uno de los sectores más importantes y un gran generador de empleo. Definir el negocio de hostelería, sin embargo, no es una tarea sencilla, requiere de multitud de detalles que conformarán y configurarán la tipología del negocio. Antes de abrir un negocio es recomendable analizar previamente qué tipo de establecimiento queremos construir. Además debemos calcular la inversión que realizaremos.

A día de hoy, el mercado hostelero es bastante competitivo pero hay un elemento indispensable y fundamental que se debe tener en las cocinas de los restaurantes y bares: los asadores de pollos.

Se trata de una maquinaria bastante desconocida en muchos establecimientos y curiosa. ¿Quién no ha comido pollo? ¿A quién no le gusta el pollo? Es evidente que el pollo es una comida bastante común en nuestra sociedad, sin embargo, en muchos negocios hosteleros no se ofrece un pollo entero elaborado en un asador de pollos. En nuestro país es poco usual encontrar restaurantes que se dediquen a elaborar pollo asado pero en Estados Unidos o en Latinoamérica es de lo más normal y habitual encontrar establecimientos que vendan este tipo de comida.

maquinas para asar pollosLos asadores de pollos son una maquinaria bastante fácil de usar. Los asadores redistribuyen la propia grada del pollo automáticamente, circulando entre los diversos pollos durante su asado.

Los asadores que hay en el mercado son eléctricos o a gas e irradian calor a las diversas hileras de la maquinaria donde están los pollos y, mediante la rotación de las hileras, se van asando. Los pollos que más asados están (en comparación con el resto) se van trasladando de hilera, descendiendo a medida que se van haciendo del todo.

Generalmente entre unos 40 y 60 minutos se puede acabar de asar un pollo (aunque también depende de la radiación y de la posición). En el mercado podemos encontrar diversos sistemas de asadores de pollos en cuanto a la rotación de la maquinaria, las espadas, la cantidad de pollos que puede asar, la distancia entre el pollo y el asador… Son muchos los factores relevantes que se deben tener en cuenta a la hora de elegir un asador de pollo.

Muchas empresas comercializan este tipo de maquinarias. Tanto en tiendas físicas como tiendas online puedes adquirir un asador de pollo. Antes de comprar una conoce todas las características y detalles de los diversos tipos para escoger el asador de pollo que más se ajuste a tus gustos y necesidades. Asesórate ante cualquier sugerencia o duda. Los asadores de pollos son un elemento bastante exitoso entre los clientes de los establecimientos de hostelería. Además, al tratarse de un elemento no muy empleado en el sector no tendrás competencia y, por tanto, triunfarás en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *