La salvia divinorum es una planta herbácea originaria de América del Sur, concretamente de México.

Se trata de una planta que se usa como herramienta terapéutica y psicoactiva. Etimológicamente salvia divinorum, de origen latín, significa “salud de los dioses”.

Desde hace siglos diversas civilizaciones de América conocen las propiedades de la salvia y se trata de una planta completamente arraigada a la historia y la cultura de estas tribus. La salvia se usa en ceremonias rituales así como en procesos terapéuticos en el continente aborigen.

Los chamanes de las tribus indígenas usan la salvia como herramienta para ritos religiosos para conocer enfermedades físicas y espirituales mediante las visiones que tienen los chamanes. La salvia es, por tanto, uno de los símbolos más importantes de la historia y la cultura de diversas tribus aborígenes.

Desde que llegó al mundo occidental tanto científicos como terapeutas se dedican a la investigación de los componentes y las propiedades únicas de esta planta con gran potencial. Los principios activos de la salvia la catapultan como una de las más valoradas y estudiadas gracias a los efectos de ésta.

La salvia divinorum crece en climas tropicales con gran humedad, para poder cultivarla es imprescindible disponer de un pequeño invernadero para controlar la humedad y la luz. Es importante alejarla de los rayos del sol pues pueden derrocar las propiedades de la planta.

La salvia es un potente alucinógeno de origen natural, provocando un mundo de visiones y experiencias. Ofrece una distorsión de la realidad, intensificando los cinco sentidos en extremos (aunque depende de la dosis). Como droga propicia una sensación de viaje y de placer, pudiendo despertar lagunas mentales aunque también puede provocar sensación de terror.

La salvia divinorum altera y modifica la percepción del dolor, la conciencia, la auto-realización así como el temperamento. Se trata de una alternativa bastante eficaz en cuanto a uso terapéutico pues, en contraste con los medicamentos químicos, la salvia carece de efectos secundarios. La salvia divinorum es perfecta para tratar problemas reumáticos, artritis, anemia, gripe así como cólicos menstruales. Es una planta de inestimable valor que nos acerca al funcionamiento del sistema humano en toda su complejidad.

En España el consumo de esta planta es ilegal, pese a que no hay posibles justificaciones toxicológicas o al menos no de gran intensidad. Los únicos efectos secundarios pueden ser: exceso de transpiración, cambios bruscos de temperatura corporal e incapacidad de controlar los músculos, el equilibrio y la coordinación… pero tan solo en casos de abuso excesivo. Debemos destacar que se trata de una sustancia no adictiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *