Gozar de una armonía y belleza dental es, hoy en día, uno de los aspectos de mayor relevancia en cuanto a estética se refiere. El sector de la odontología ha progresado de forma vertiginosa en estos últimos años, configurándose como una de las ramas de “medicina” que más ha avanzado. Lograr una sonrisa radiante es posible. Se trata de una modalidad que se ha adaptado totalmente a las necesidades y a la demanda de la sociedad ofreciendo unos resultados de gran envergadura.

Acudir al dentista u odontólogo es toda una odisea para miles y miles de pacientes de todo el mundo a causa de los negativos estereotipos de hace unas décadas (principalmente el miedo a la tipología de diversos tratamientos que causaban dolor). La innovación y modernización del sector odontológico ha permitido la aplicación de sistemas, herramientas y tratamientos que garantizan unos excelentes resultados sin molestias y en poco tiempo.

Uno de los tratamientos más demandados es el blanqueamiento dental. Hay muchos factores que intervienen en el oscurecimiento o coloración de los dientes: café, bebidas azucaradas, vino, tabaco, naranjas, escasez o falta de higiene bucodental, genética, fármacos, etc.

A día de hoy, se aplican diversas técnicas, principalmente el empleo de peróxido de carbamida o de hidrógeno (en función de cada caso). El procedimiento es bastante rápido (entre 30 y 50 minutos), sencillo y totalmente indoloro. Previamente se analiza y estudia el estado bucodental del paciente para conocer las necesidades y diseñar el tratamiento de forma totalmente personalizada. Por tanto, dependiendo del tipo de esmalte se reforzarán las medidas para conseguir los objetivos marcados. Los odontólogos, además, proporcionarán ciertas indicaciones y pautas para intensificar la resistencia y durabilidad del tratamiento.

Se deben tener en cuenta ciertas consideraciones en cuanto al blanqueamiento dental. En primer lugar, no es eficaz en casos como coronas, caries, dientes con fisuras, dientes postizos, gran pérdida de esmalte dental, dientes muy oscurecidos o carillas. Por otra parte, no se recomienda aplicar el tratamiento en mujeres embarazadas o en estado de lactancia, gran sensibilidad dental, menores de edad y fumadores. Además, los resultados (es decir, la tonalidad de los dientes) son muy particulares y dependen de diversos factores (principalmente del estado bucodental).

El blanqueamiento dental es uno de los servicios más demandados en odontología, (como lo es también la ortodoncia) configurándose como uno de los tratamientos más anhelados y efectivos para conseguir unos dientes más blancos. Además la aplicación de este tratamiento proporciona diversas ventajas: aumento de la autoestima, desarrollo de hábitos más saludables, más facilidad para sociabilizar, etc.

Si deseas este tipo de tratamiento es imprescindible acudir a un centro odontológico certificado, de calidad y confianza. La aplicación de estos servicios siempre debe llevarla a cabo un especialista que goce de la total garantía y seguridad para ofrecer este tipo de tratamientos.

Lograr unos dientes más sanos, blancos y radiantes con total uniformidad es posible a día de hoy. Los odontólogos ofrecen unos resultados óptimos y satisfactorios, dando respuesta a las necesidades estéticas de la sociedad del siglo XXI. Goza de una sonrisa deslumbrante con uno de los tratamientos más eficaces, seguros, efectivos e inmediatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *