La profesión de escort

Los trabajos relacionados con el sexo son los más demandados. Es algo que no podemos negar pues el sexo vende inequívocamente. A pesar de estar en una etapa moderna hay varios colectivos e individuos que aún poseen connotaciones negativa a causa de la falta de una educación sexual o de la manipulación que han recibido en relación con el sexo.

Sea como sea las profesiones sexuales se inventan y reinventan de una forma u otra con tal de satisfacer la demanda de los clientes y en nuestro país, como por ejemplo en la capital española, podemos hallar diversas agencias de escorts Madrid con tal de ofrecer servicios que cumplan con las más altas expectativas.

Ser escort significa ser acompañante en el que el o la profesional demuestra sus dotes físicas e intelectuales ofreciendo una excelente presencia sea donde sea. Es decir, los y las que se dedican a ser escorts no aparentan serlo, disfrazándose a la perfección en un personaje que encaja en cualquier tipo de evento sin levantar ninguna sospecha.

Las mujeres y los hombres escorts son personas entretenidas, instruidas, inteligentes y atractivas ofreciendo una compañía muy agradable en todos y cada uno de los sentidos. Ser escort está catalogado con el lujo, la satisfacción y la confianza de un buen servicio gracias a la excelente preparación de los que trabajan ofreciendo estos servicios.

En muchas ocasiones el sexo no va implícito, pues muchos clientes a veces solo solicitan la compañía de una escort con tal de deslumbrar en una velada. Sin embargo, generalmente el sexo está explicito en la mayoría de los servicios que se contratan.

Estos servicios están destinados a clientes de alto standing en el que se proporciona un placer físico y emocional. Los acompañantes deben ser personas carismáticas, inteligentes, refinadas y educadas, encajando en el mundo y en el gusto del cliente.

Es cierto que en esta profesión la gran mayoría de clientes son hombres pero debemos destacar que también hay mujeres que contratan estos servicios aunque en un porcentaje más reducido de casos. Ser escort significa ofrecer un servicio de élite que cumple con las más altas expectativas y podemos poner como ejemplo a deportistas, celebridades o políticos que han contratado estos servicios tan y tan placenteros.

Se trata de una profesión bastante más común de lo que nos pensamos pero que está altamente distorsionada por la imagen que varios sectores de nuestra sociedad tienen en relación con el sexo. Además, los y las profesionales de esta industria son personas discretas que esconden esta faceta de sus vidas, ofreciendo unos servicios totalmente confidenciales.

La distorsión llega a tal punto que algunos consideran que los que se dedican a esta profesión son gente inculta, sin recursos, drogadicta o gente explotada. La realidad es que se trata de personas que tiene una doble vida y que poseen cultura, carreras e incluso una profesión distinta a la de escort.

Es importante entender que ser escort implica tener ciertas aptitudes para poder cumplir con las altas expectativas. No cualquiera puede ser escort y por ello los clientes solicitan sus servicios pues los y las escorts ofrecen una calidad impecable en todos y cada uno de los sentidos.

Un comentario en “La profesión de escort

  1. Ser escort no es fácil, si tienes la idea o, simplemente, te lo estas planteando, debes saber que tanto si eliges la opción de ser independiente como trabajar en una agencia, ambas tienen sus pros y contras. Lo ideal es que sea como sea, siempre tengas la libertad de poder elegir cuando empezar y cuando dejarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *